Se encuentra usted aquí

MUJER Y DESARROLLO: TEJIENDO PAZ EN COLOMBIA

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Paz, justicia, desarrollo y autonomía han sido algunas de las claves del trabajo que desde hace un año ha llevado a cabo Fundación PROCLADE junto con las mujeres indígenas y afrodescendientes de la región del Chocó en Colombia, buscando ahondar en la construcción de paz en la región.

Desde hace un año, Fundación PROCLADE lleva desarrollando un ambicioso proyecto en Colombia, en concreto en el municipio de Riosucio en el Bajo Atrato, Departamento del Chocó, al noroeste del país, que tiene a las mujeres indígenas y afrodescendientes de esta zona como principales protagonistas.

Con esta premisa como antesala, la presente iniciativa se puso en marcha buscando cumplir dos objetivos principales: por un lado, la construcción de la paz en el territorio donde se llevaría a cabo y, por otro, la participación activa en el mismo de las comunidades que han padecido los rigores de la guerra que vivió el país en los últimos años, buscando que éstos, y en especial las mujeres, se conviertan en actores activos de su propio desarrollo.

El escenario postconflicto en Colombia planteaba el reto de avanzar en los procesos de verdad, justicia y reparación de las víctimas. Es en este punto concreto donde nuestro proyecto identificó cómo las mujeres debían tener un papel esencial como motor de desarrollo en esta zona por ser uno de los grupos más afectados por la guerra y, sobre todo, por la impunidad y desigualdad a la que aún se ven sometidas; situación que se ve agravada aún más cuando dichas mujeres además pertenecen a grupos étnicos.

Por ello, con este proyecto se ha buscado y conseguido, a través de múltiples talleres, reuniones y campañas de sensibilización:

1) habilitar espacios que permitan a estas mujeres reflexionar, fortalecerse y generar mecanismos para hacer contrapeso a las secuelas de la guerra y la desigualdad de su día a día;

2) reflexionar en torno a la equidad de género, los derechos colectivos, la protección comunitaria, y la participación y el liderazgo, lo que les ha permitido crear e implementar estrategias propias y autónomas de protección, desarrollo económico y liderazgo, para hacer frente, si fuera preciso, a los riesgos asociados a los grupos armados ilegales que aún parecen operar cerca de sus comunidades;

3) establecer alianzas con instituciones públicas a nivel departamental y nacional y con aliados de otros sectores que favorezcan su empoderamiento y la sostenibilidad de la iniciativa.

 

Gracias a este proyecto que ha sido posible por el apoyo del Principado de Asturias y del Ayuntamiento de Segovia, entre otros, se han visto ya beneficiadas de manera directa hasta un total de 200 mujeres indígenas y afrodescendientes y 50 hombres, así como también sus 1.250 familiares directos.

Pero aún queda mucho por hacer…y está aún en nuestra mano cambiarlo y seguir colaborando con iniciativas como esta. Si quieres ayudar también a que desde Fundación PROCLADE sigamos haciendo posibles proyectos como éste, puedes colaborar a través de este formulario (haz click aquí) o puedes apadrinar a un niño o una persona mayor a través de este otro formulario ( haz clic aquí).

Sin definir