Se encuentra usted aquí

EMERGENCIA HUMANITARIA EN HAITI. CRÓNICA

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

<![endif]>

 

 

(Para acceder a la campaña de Emergencia pincha AQUÍ)

 

 

 

(Fundación PROCLADE ofrece una crónica rápida de la situación en Haití elaborada a partir de noticias de agencias, prensa, páginas web y datos propios)


 

EMERGENCIA HUMANITARIA EN HAITI. CRÓNICA

 

 

En las dos últimas semanas, Haití ha sido devastado por varios ciclones: “Fay”, hace dos semanas, “Gustav” que tocó tierra el 26 de agosto, “Hanan” el 3 de septiembre y por último el ciclón “Ike” que pasó la madrugada del lunes 8 de septiembre.

Según el ministro del Interior, Paul Antoine Bien-Aimé, entre 750.000 y 1.000.000 de personas han resultado damnificados y otras 70.000 permanecen en albergues provisionales. Las cifras de víctimas de esta serie de ciclones ha sido muy alta, concretamente la tormenta tropical Fay, se cobró unas 40 víctimas, el huracán Gustav, que provocó la muerte de 77 personas a estas cifras hay que sumar -según los últimos datos de la Oficina de Protección Civil de Hait, ce 7 de septiembrei- las víctimas que ha dejado tras de sí "Hanna" causando al menos 172. De igual manera, se ha contabilizado unas 48 víctimas, entre ellas varios niños, en las inundaciones registradas en la localidad haitiana de Cabaret, a 24 kilómetros al norte de Puerto Príncipe , tras el paso del ciclón “Ike”. El huracán también dejó quince heridos y considerables daños en las viviendas.

A pesar de conocerse hoy ese nuevo balance de fallecidos, las cifras oficiales sitúan en 300 el número de víctimas mortales en el país por estas tormentas, aunque fuentes policiales estiman que, solo en Gonaives, puede haber más de 500 entre muertos y desaparecidos, ya que las aguas de la ciudad no han disminuido del todo y las calles aún están inundadas de agua, barro y árboles caídos. Las aguas, que tras el paso de "Hanna" quedaron estancadas, están ahora en movimiento y arrastran a su paso todo tipo de objetos y basura.

Fotografía aérea del 4 de septiembre de 2008, en la que se observa la destrucción causada en Gonaives. (Foto: EFE)En la zona norte de Haití, el departamento de Artibonite está prácticamente bajo el agua y en especial su capital, Gonaives, donde –por motivo del ciclón “ Ike”- las aguas volvieron a subir en algunos puntos hasta 2,5 metros, solo cinco días después de que la tormenta "Hanna" anegara la ciudad.

Por otro lado el considerado "extremadamente peligroso" ciclón "Ike" ha presentado vientos máximos sostenidos de 215 kilómetros por hora El ciclón “Ike” es el cuarto huracán y la novena tormenta tropical de la temporada de huracanes en el Atlántico 2008. El “Ike” se formó el 1 de septiembre al oeste de las Islas Cabo Verde en las costas de África, el 4 de septiembre se fortalece y alcanza la categoría 4. El 6 de septiembre el huracán Ike tocó las islas Turcas y Caicos, causando daños en el 80% de las viviendas, según las primeras estimaciones de las autoridades locales.

El director adjunto de Protección Civil, Pinchinat Pierre Louis, ha comentado que el fenómeno ha dejado 69.391 personas albergadas, 31.134 familias damnificadas, destruyó 3.249 viviendas y afectó otras 14.313. El jefe policial subrayó que hay varias zonas de la ciudad en las que no se han evaluado los daños y las posibles pérdidas humanas por problemas de accesibilidad o porque la capacidad de los efectivos de socorro está desbordada.

La ciudad de Gonaives quedó inundada con hasta tres metros de agua en algunos barrios. (AP) www.peru21.peMás de 11.000 personas han buscado refugio en los albergues temporalmente habilitados en Gonaives, donde se ha registrado la mayoría de los muertos, también se destaca la situación crítica que vive la población en la vecina localidad de Ennery

En Gonaives escasea la comida, no hay electricidad ni gas licuado de petróleo (GLP) y la poca gasolina que queda es vendida en galones en las calles a un precio muy elevado, debido a que las siete estaciones de combustibles que operan en la localidad sufrieron daños a causa de "Hanna". La situación más crítica se vive en los hacinados refugios, donde miles de haitianos se encuentran sin comida ni agua, como en la ciudad costera de Gonaives, donde 120.000 de sus 150.000 habitantes fueron afectados, por lo que esta ciudad ha sido delarada desde el pasado jueves en estado de emergencia

De acuerdo a la Dirección de Protección Civil de Haití, nueve de los 10 distritos de Haití están "seriamente dañados", además los caminos entre Gonaives, San Marcos y Cabo Haitiano siguen bloqueados por árboles y han hecho difícil proveer asistencia a esas ciudades. Aunque las lluvias han empezado a amainar en gran parte de Haití y se comenzó el inicio de las operaciones de socorro a favor de los damnificados, pero varias ciudades continúan incomunicadas, lo que dificulta la entrega de la ayuda humanitaria y agrava aún más la situación de los miles de damnificados dejados por la tormenta. En lo que va de temporada de huracanes en el Atlántico (del 1 de junio al 30 de noviembre) se han formado diez tormentas y cinco huracanes. La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EEUU ha vaticinado que esta temporada iba a ser muy activa, con la posible formación de entre 14 y 18 tormentas tropicales, de las que entre 7 y 10 podían convertirse en huracanes

LOS MISIONEROS CLARETIANOS Y FUNDACIÓN PROCLADE EN LA ZONA

Los Misioneros Claretianos trabajan en Haití desde el año 1999, fecha en la oficialmente fue fundada la orden, sus campos de acción son fundamentalmente: infraestructuras Sociales, salud básica, escolarización de niños, formación jóvenes, sistemas educativos, atención al género en la enseñanza, servicios a la producción, productividad del medio rural, capacitación laboral, asociaciones campesinas.

Fundación PROCLADE, viene trabajando en Haiti, desde el año 2002, habiendo realizado varios proyectos en la zona de Kazal, cercana a Puerto Príncipe.

Foto extraída de http://laveraddominicana.wordpress.comTras el paso de estos ciclones y tormentas tropicales, dicha zona ha sido muy castigada, los campos están inundados, los cultivos se han perdido, las familias se han quedado sin casas ya que éstas han sido inundadas o destruidas, el ganado que podían tener ha muerto, las comunicaciones entre los pueblos es nula, han sido destruido los puentes que los comunicaban, las fuentes de agua potable han quedado inutilizadas y la comida comienza a escasear. Por este motivo se ha abierto una campaña de emergencia para paliar las primeras necesidades tras este desastre natural. Dicho apoyo económico irá en una primera fase - tras una evaluación de las necesidades de las familias- a cubrir necesidades básicas, tales como: comida, mantas, colchones, medicamentos, ropa para los niños y niñas, agua potable, mosquiteras, kits de cocina, madera, zinc y clavos.

(Fuentes: páginas web: www.elcomercio.com, agencias, www.elmundo.es, www.epsocial.es, www.elnuevoherald.com, www. es.noticias.yahoo.com, Fundación PROCLADE)


 

Español
Etiquetas: