Se encuentra usted aquí

GANDHI SOLÍA MEDITAR EN KANYAKUMARI

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

El diario "La Nueva España” de Asturias publica hoy, 7 de marzo, un artículo titulado “EL OTRO TSUNAMI” en el que recoge la presentación de la exposición que PROCLADE Asturias realiza en el Centro Municipal El Coto.

Este acto contó con la presencia de Carolina Carín, la técnico de Proyectos Asia.


 

EL OTRO TSUNAMI

 

(Maribel Lugilde). Mahatma Gandhi solía meditar en Kanyakumari. Su debilidad por este pueblo marinero del sur de la India hizo que fuera el elegido para albergar las cenizas del pensador pacifista. Años después de esta especial historia de amor entre un hombre y un rincón del mundo, llegaron unas olas monstruosas que subieron el infierno a la superficie de la Tierra. Kanyakumari, pueblo marinero de 20.000 habitantes, perdió 800 almas y su inocencia. Ninguna familia se salvó del zarpazo de la mar, todos vieron cómo su eterna aliada les arrebataba familiares, viviendas y modo de vida. Era el 26 de diciembre de 2004.

En agosto de 2009 habrá pasado un segundo tsunami, el otro, el moral, el humanitario, el silencioso, el bueno, y los asturianos hemos puesto nuestro grano de arena en él; así que sería bueno que nos felicitáramos por ello. En realidad, la hacedora del otro tsunami es una ONG, Fundación PROCLADE, una de las muchas que acudieron a la llamada de socorro del sureste asiático. Ya trabajaban allí en otros proyectos, pero la tragedia trastocó los planes y les obligó a empezar de cero, con todo lo malo y lo bueno que ello conlleva. Decidieron aprovechar lo bueno, así que consiguieron fondos para reconstruir la población y, a partir de ahí, dejaron que los propios habitantes tomaran las riendas de su futuro. El resultado material son 400 nuevas casas para otras tantas familias, las más afectadas; edificadas en un lugar seguro; dignas, dotadas de luz y agua, saneadas, acordes con la forma de vida local y estables. Además, un edificio de encuentros, una escuela, una guardería, centros de capacitación en informática, sastrería, mecánica y artesanía, autoescuela y dispensario.

El otro resultado es una población que ahora entiende que ha de organizarse, aprender oficios, esmerarse en la educación de sus hijos, generar sus propios recursos, apoyarse en el crecimiento individual y colectivo, y aprender a gestionar lo común. En definitiva, una nueva forma de vivir. Quizás mejor que la anterior, si se estableciesen comparaciones. Comparaciones imposibles porque el problema es que, en medio, hubo un tsunami... No todo está hecho, el proyecto terminará en agosto de 2009. Pero es importante que los asturianos sepamos que al menos 60.000 euros del cerca de millón enviado por España, salieron de Asturias a través de la Agencia Asturiana de Cooperación, sin contar las donaciones particulares.

Éstos y otros muchos datos se dieron a conocer anoche en el centro municipal de El Coto, por parte de Carolina Carín, técnica de PROCLADE para India y África, que vivió un año en Kanyakumari para poner en marcha este proyecto. Le acompañaba Simón Cortina, delegado en Asturias de esta ONG. La charla complementa la exposición que puede contemplarse en el centro hasta el día 26 de este mes. PROCLADE ha hecho además el esfuerzo de editar un muy digno material didáctico que se ha repartido en los centros de Secundaria de Asturias para explicar a los chavales lo que anoche entendimos quienes acudimos a la charla: que los desastres naturales son más desastres para los más vulnerables, y que ni el más terrorífico tsunami puede con las ganas de vivir de las personas, especialmente si son ayudadas por otras. Todo ello fue contado anoche por estos jóvenes, suficientemente preparados para afrontar la logística de un proyecto humanitario en un pueblo arrasado, al otro lado del mundo, pero con el candor intacto para no darse cuenta todavía de que lideran el otro tsunami. No lo saben porque aún están en la cresta de esa benéfica ola. Nosotros sí, porque les vemos desde la orilla.

Español