Se encuentra usted aquí

PROTEGE LA NATURALEZA, TAMBIÉN DURANTE LAS GUERRAS

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Desde hace ya tiempo, desde Fundación PROCLADE venimos trabajando en la necesidad de cuidar la naturaleza como forma de construir un mundo más justo, humano y sostenible. El Papa Francisco también nos recuerda, en su encíclica Laudato Si, la necesidad de proteger nuestra Casa Común para proteger a los más empobrecidos.

Sin embargo, en muchas ocasiones, en lugar de cuidar nuestro medio ambiente, éste se convierte en motivo de lucha. De hecho, según datos de Naciones Unidas, cuatro de cada diez conflictos internos registrados en los últimos 60 años han tenido que ver con la explotación de los recursos naturales. Ya sea por su gran valor (como la madera, los diamantes, el oro o el petróleo) como por su escasez (como el agua).

Pero no sólo esto. También vemos como la naturaleza se ha convertido en muchos casos en una víctima olvidada en las guerras que asolan nuestro mundo. Agua contaminada, grandes superficies de bosque talados, animales perjudicados… son solo algunas de las formas de explotación que se dan sobre la naturaleza durante los conflictos.

Ante esta situación, desde Naciones Unidas nos invitan a celebrar cada 6 de noviembre el Día para la Prevención de la Explotación del Medio Ambiente en la Guerra y los Conflictos Armados. Porque preservar la creación nos ayudará a prevenir conflictos y mantener la paz. Y porque no puede haber una paz duradera si los recursos naturales son destruidos o si existe una mala distribución de estos recursos.

Además, esta necesidad de cuidar la creación va muy en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles que figuran en la Agenda 2030 y con el camino que juntos recorremos de crear un planeta donde todas las personas podamos vivir de una manera digna y en paz.

Español