Se encuentra usted aquí

8M: SEGUIR CAMINANDO POR LA IGUALDAD

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

El tema escogido por las Naciones Unidas por el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) de este año: “Soy de la Generación Igualdad: Por los derechos de las mujeres”, busca conmemorar el 25º aniversario de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing (1995), uno de los documentos más progresistas en cuanto al empoderamiento de las mujeres y las niñas, pero sin embargo, su elección precisamente nos dice también, de forma velada, que esta igualdad por la que abogaba este documento, en realidad, no se ha terminado de conseguir en ninguna parte del mundo.

Es un lema, por tanto, que nos invita a reflexionar, como siempre, sobre el lugar que la mujer ocupa a día de hoy en todo el mundo, pero sobre todo nos invita a caminar hacia delante, a que cada día se siga avanzando en los derechos de las mujeres y demos un paso más en lograr una igualdad de género real, porque aún hoy las mujeres son uno de los colectivos más vulnerables ante la  pobreza, la exclusión y la injusticia.

A nivel internacional, parece existir un consenso que nos dice que a pesar de algunos progresos en los últimos años, el cambio real ha sido, y es aún, demasiado lento, o a veces inexistente, para muchas de mujeres y niñas. Según nos dice la ONU: “Al día de hoy, ningún país puede pretender que ha alcanzado la igualdad de género. Hay una serie de obstáculos que permanecen sin cambios. Las mujeres y las niñas siguen siendo infravaloradas; trabajan más, ganan menos y tienen menos opciones; y sufren múltiples formas de violencia en el hogar y en espacios públicos”.[1]

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, también son sensibles a esta realidad, y por ello centran como fin en su quinto objetivo: el lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas. Este objetivo señala además claramente, en cada una de sus metas, todo lo que queda por hacer, que desafortunadamente, no es poco.

Desde Fundación PROCLADE tenemos estos fines y metas muy claros, y es por ello que  año a año seguimos apostando porque su consecución sea una realidad en cada uno de nuestros proyectos de cooperación, así como en cada una de nuestras actividades de sensibilización y educación para el desarrollo, trabajando en acciones en todo el mundo en las que buscamos que este ODS 5, ya no sea algo teórico, sino que se convierta en una realidad.

Es precisamente por el compromiso que desde nuestra entidad tenemos con este ODS5, que llevamos años trabajando en proyectos en los que las mujeres y niñas han sido y son las protagonistas fundamentales del cambio en sus comunidades. Por ejemplo, actualmente, en Colombia estamos llevando a cabo diversos proyectos que buscan precisamente trabajar por los derechos de las mujeres, en especial, mujeres indígenas y afrodescendientes,  buscando que ellas conviertan en actores activos del desarrollo en todos los aspectos políticos, económicos y sociales.

Queda mucho por hacer, pero hay que tener claro que solo conseguiremos llegar a la meta, si cada día seguimos caminando junt@s. ¡Seguimos! ¿Nos acompañáis?

 

Sin definir
Multilingual: