Se encuentra usted aquí

JERARQUÍA DE ACCIONES PARA CUBRIR NUESTRAS NECESIDADES

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

 

Todos los seres humanos tenemos necesidades que satisfacer. Unas son más inmediatas que otras. Como consumidores que somos, tenemos derechos, pero, también, tenemos deberes. Y, entre ellos, tenemos el deber de ser más conscientes y responsables con lo que compramos. Nuestra forma de consumir no sólo vulnera derechos humanos (muchos productos ignoramos de dónde proceden, en qué condiciones han sido fabricados y si quienes los han producido tenían la edad mínima). Además, la forma de producción y consumo está contaminando y destruyendo el planeta; todo lo que compramos, acaba en algún momento en la basura.

Por ello, a la hora de cubrir nuestras necesidades, comprar algo nuevo debe ser siempre la última opción:

1) USA LO QUE TIENES. Suena obvio… pero… ¿quién no tiene varias cremas a medio empezar? ¿Y ropa en el armario que apenas se usa? ¿Comida que no nos comemos porque no está visible en el nevera y se acaba poniendo mala? Para usar lo que tenemos, primero, hay que ser ordenados y saber lo que se tiene.

Te recomendamos la “Guía para reducir las pérdidas y desperdicio de alimentos” de Prosalus. También, la “Guía práctica para el consumidor: cómo reducir el desperdicio alimentario” del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

2) PRESTA. Es un clásico y es una manera fácil e inteligente de ahorrar dinero y recursos, especialmente, cuando sólo necesitamos el objeto por un período limitado (ropa para ocasiones especiales, libros, aparatos eléctricos).

3) INTERCAMBIA. El trueque, una práctica que es tan antigua como el hombre, se ha vuelto a poner de moda con la crisis y es una manera de tener objetos nuevos y reducir nuestros desechos. La Casa Encendida organiza “El intercambiador de ropa” como un espacio de intercambio colectivo de ropa.

4) COMPRA DE SEGUNDA MANO. Reutilizar algo que está bien y que otra persona no quiere es una mejor opción que comprar algo nuevo, cada vez hay más tiendas más profesionales y con mayor reputación que ofrecen productos de segunda mano (ropa, juguetes, muebles…). Lo único que requiere es un poco más de paciencia y tiempo.

5) HAZLO. En quinto lugar, ¿Por qué no pruebas a hacerlo tú mismo? Ya sea comida, por ejemplo, tomate frito o mermelada; ropa, regalos varios, etc. En Pinterest (una plataforma que nos permite compartir imágenes y se utiliza como catálogo de ideas) ofrece miles de sugerencias de cosas que puedes hacer tú mismo con productos reciclados.

6) COMPRA ALGO NUEVO. En el caso de que ya hayas intentado todos los pasos anteriores sin éxito, el último paso será, por tanto, comprar. Aun con todo… puedes hacerlo con cabeza: eligiendo productos locales y de temporada, orgánicos y de comercio justo; apostando por tiendas y empresas que siguen una cierta ética en su forma de trabajar.

Te recomendamos la “Guía para comprar ropa” de Ecologistas en Acción

Esperamos que estos consejos te sean útiles, especialmente tras este mes de consumo desenfrenado. 

Sin definir