El año 2016 llega pisando fuerte: con nuestro 20 aniversario, es momento de hacer balance de lo construído en estas últimas dos décadas y también de pensar cómo queremos seguir trabajando. Pero en medio de esta vorágine de actividad, también queremos pararnos y dar gracias a todos y todas los que han hecho posible este camino. Y por ello, queremos dedicar un mes a cada uno de ellos:

– ENERO. ¡Gracias a las delegaciones por convertiros en héroes cotidianos! Porque gracias a nuestros más de 170 voluntarios, nuestra voz se oye en las 15 delegaciones. Son las delegaciones las encargadas de llevar a cabo actividades de sensibilización y comunicación en sus localidades, de dar a conocer el consumo justo y otras alternativas de economía solidaria y, en definitiva, de transmitir entre la sociedad que otro mundo es posible e imprescindible.

– FEBRERO. ¡Gracias a los pueblos del Sur, por mantener siempre la esperanza!

– MARZO. ¡Gracias a los padrinos y donantes por crear futuro! Contamos con alrededor de 1.350 donantes que contribuyen con sus aportaciones económicas a hacer posibles los proyectos. Además, decenas de padrinos han permitido que neustros programas de apadrinamientos hayan beneficiado, hasta 2014, a más de 1.120 familias de niños y anciamos.

– ABRIL. ¡Gracias a otras ONGD’s, porque solos no podemos, pero juntos sí! Creemos firmemente en el trabajo en red. Por ello, colaboramos y compartimos este camino con otras organizaciones sociales, instituciones y organismos públicos y privados que comparten nuestros mismos sueños. 

– MAYO. ¡Gracias a los colegios claretianos, por dar color a la solidaridad! Siete centros educativos repartidos por toda España que rercuerdan a los más pequeños la importancia de trabajar en equipo, de preocuparse por los empobrecidos y de apostar por un consumo más justo y sostenible.

– JUNIO. ¡Gracias a las contrapartes por ser agentes de vuestro propio desarrollo! Hemos trabajado con más de 130 contrapartes presentes en una treintena de países con las que trabajamos. Son organizaciones muy diversas (ONGs locales, comunidades religiosas, cooperativas, colectivos sociales, movimientos civiles, Caritas, municipalidad) pero siempre llevan consigo nombres, rosotros, historias, sueños y ganas de trabajar por su gente. 

– JULIO. ¡Gracias a las empresas y administraciones públicas por ayudar a tejer proyectos!

– AGOSTO. ¡Gracias a los voluntarios, por internacionalizar sonrisas! Cada año de estas dos décadas heos vivido veranos intensos. Más de doscientos voluntarios han hecho la maleta y han vivido una experiencia de voluntariado social y misionero inolvidable en Honduras, Paraguay, Uganda… Allí han podido ‘sentir’ y ‘tocar’ la realidad de los pueblos más empobrecidos del planeta y, a la vez, vivir su esperanza contagiosa.

– SEPTIEMBRE. ¡Gracias a los trabajadores, por estar aquí pensando en los de allí!

– OCTUBRE. ¡Gracias a los misioneros claretianos, por compartir vida! Porque no olvidamos nuestro origen: el sueño de los misioneros claretianos de una organización propia de Cooperación al Desarrollo que canalizara la solidaridad de particulares e instituciones públicas hacia proyectos sociales de sus misiones en todo el mundo. 

– NOVIEMBRE. ¡Gracias a los socios y colaboradores, por ayudarnos a romper barreras! Porque en un mundo globalizado y desigual como en el que vivimos, se atreven a decir alto que tenemos que construir un mundo donde quepamos todos.

– DICIEMBRE. ¡Gracias a TI, por iluminarlo todo!