‘Amor universal, no violencia y paz. El amor universal es mejor que el egoísmo, la no violencia es mejor que la violencia y la paz es mejor que la guerra’. Este es el lema que se viene rememorando cada 30 de enero, desde 1964 y reconocido por la UNESCO en 1993. Esta idea surge de una iniciativa pionera, no gubernamental, independiente y voluntaria de Llorenç Vidal, un poeta y profesor mallorquín cuya vida y obra han estado unidas a la pedagogía de la No violencia y la Paz, de la que dice que es ‘una semilla de no-violencia y paz depositada en la mente y en el corazón subconsciente de los educandos y, a través de éstos, en la sociedad”. Esta fecha coincide con la muerte de Mahatma Gandhi, el 30 de enero de 1948.

Este día nos recuerda que la violencia dificulta el desarrollo libre y pleno de las personas, atenta contra su dignidad y complica el cumplimiento de los derechos humanos. Mediante la lucha a favor de la igualdad, la solidaridad, la tolerancia y el respeto por la dignidad humana, creemos que vivir en un mundo en paz es posible.

Los colegios lo celebrarán en los días próximos a la fecha, aprovechando que la educación es un instrumento privilegiado para acercar valores a la sociedad y hacer partícipes a las comunidades escolares que tenemos capacidades para construir la paz y gestionar conflictos violentos para la construcción de un mundo en el que todos salimos ganando.

Desde PROCLADE ponemos nuestro granito de arena para construir ese mundo que soñamos. Actualmente, dos proyectos, uno en Guatemala  y otro en Ecuador, persiguen fortalecer y promover los derechos humanos, erradicar la violencia que procede de las desigualdades de género y empoderar a los pueblos buscando un desarrollo basado en la equidad.