Se encuentra usted aquí

Asociación Puente de Paz

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF
Población: 
Ixcán
Español
Provincia: 
El Quiché
País: 
Guatemala
Ubicación geográfica de las intervenciones: 
Nos ubicamos en la región del Ixcán, departamento de El Quiché, GUATEMALA. Se trata de una región selvática que fue colonizada por campesinos indígenas en la segunda mitad del siglo XX, y en la que actualmente viven 89 mil personas hablantes de 12 idiomas
Áreas o sectores en los que trabaja principalmente: 
Puente de Paz trabaja en tres áreas temáticas: (a) Derechos de las mujeres, (b) Derechos colectivos de las comunidades indígenas, (c) Memoria histórica. Entre nuestras líneas de acción están: fortalecimiento organizativo; formación de capacidades locales;
acompañamiento para el ejercicio de los derechos individuales y colectivos; difusión, denuncia e incidencia política.

Puente de Paz nace a partir del trabajo de la Comisión de los Derechos Humanos de Guatemala/USA (GHRC/USA),
con sede en Washington, D.C, fundada por la hermana Diana Ortiz para divulgar las violaciones a los Derechos
Humanos en Guatemala. En 1994 comienza un programa psicosocial con mujeres víctimas de la violencia política en
tres regiones del país, incluyendo Ixcán. En los primeros meses del 2003, la GHRC/USA decide restringir el apoyo
económico al proyecto. Frente a esa disminución de apoyo económico y técnico, y en respuesta al compromiso
adquirido con las mujeres y la asociación ADEREMCO, se decidió conformar una asociación nacional, y
emprendimos una campaña de búsqueda de financiamiento entre las organizaciones internacionales presentes en
el país. De este modo, Puente de Paz se constituyó como Asociación no lucrativa, con personería jurídica el 10 de
mayo del 2004, y se registró en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) el 1 de octubre del 2004.
Misión:
Puente de Paz es una Asociación Civil sin fines de lucro, integrada por mujeres y hombres, que colectivamente
contribuye al fortalecimiento de los sujetos sociales históricamente excluidos, en el ejercicio y defensa de sus
derechos individuales y colectivos, mediante la promoción de procesos de transformación social encaminados al
cambio de las relaciones de dominación, explotación, subordinación y racismo que viven las mujeres y los pueblos
indígenas en Ixcán y comunidades circunvecinas.
Objetivos institucionales
General: Contribuir al fortalecimiento del movimiento social a nivel comunitario y municipal para el ejercicio y
defensa de los derechos a la verdad, la justicia, el territorio y la participación equitativa en la toma de decisiones de
las mujeres y los pueblos indígenas en Ixcán y comunidades circunvecinas.
Específicos:
 Promover la participación política de las mujeres a nivel familiar, comunitario y municipal con una visión
crítica frente a la desigualdad.
 Impulsar estrategias integrales encaminadas a la eliminación de la violencia hacia las mujeres.
 Contribuir a la transformación de las relaciones de poder en Ixcán, fortaleciendo la capacidad de incidencia
del movimiento social.
 Fortalecer política y organizativamente a las comunidades amenazadas por la construcción de la
hidroeléctrica Xalalá en la defensa de sus derechos colectivos con relación al territorio.
 Fortalecer el funcionamiento, capacidad de análisis, planeación, ejecución y administración de Puente de
Paz para una mayor incidencia en sus diferentes espacios de trabajo.

Fotografías: 
Testimonio de beneficiarios: 

Nombre: Humberto Poou Yat
Edad: 24 años
Título del proyecto: “FORTALECIMIENTO A LA ORGANIZACIÓN SOCIAL Y COMUNITARIA PARA PROMOVER LA
PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS Y A DEFENSA DE LA TIERRA Y RECURSOS NATURALES DE LAS
COMUNIDADES DE IXCÁN, GUATEMALA”
Beneficiarios del proyecto: 36 comunidades q’eqchí amenazadas por la construcción de la Hidroeléctrica Xalalá, en
los municipios de Ixcán, Cobán y Uspantán
Testimonio:
Humberto Poou es uno de los 28 jóvenes voluntarios de la comunidad Las Margaritas Copón, Ixcán, que impulsa y
promueve la organización comunitaria para la defensa de la tierra y los recursos naturales, a través de la asociación
ACODET. Una de las actividades realizadas fue la elaboración de cinco diagnósticos comunitarios que permitieran
documentar el impacto económico, social, ambiental y cultural que ocasionaría la construcción de la represa. Antesde salir a las comunidades a hacer los diagnósticos, participamos en tres talleres. En el primero aprendimos a leer
los mapas, a hacer un mapa de uso del suelo y a utilizar el GPS para medir la altitud y geoposicionar las
comunidades. En el segundo taller hablamos de la biodiversidad, de las plantas y animales que existen en nuestro
territorio y cómo podemos identificarlos. En el tercer taller aprendimos a hacer las entrevistas, cómo formar los
grupos temáticos y cómo recoger la información que nos iban dando las personas de las comunidades.

Para hacer los diagnósticos tuvimos que salir una semana completa a
visitar cada comunidad. Formamos equipos de 8 personas, entre
hombres y mujeres, y nos distribuimos los temas a trabajar, así unos
recogían la historia de la comunidad, otros hacían el mapa de uso de
suelo donde están todos los recursos naturales que existen en el
territorio, otros hablaban de la vida social y organización comunitaria,
otros recogieron la información sobre la producción. En las mañanas
nos íbamos a hacer las mediciones y prácticas de campo, medimos la
altitud en diferentes puntos de la comunidad, para ver hasta donde va a
llegar el agua si se construye la represa. Mirábamos qué calidad de
tierra hay, si son parcelas de cultivo o son montañas, si había aves y
otros animales del monte.
Cuando terminamos los diagnósticos tuvimos que regresar nuevamente a las comunidades, para presentar los
resultados a toda la comunidad. A la gente le gusta escuchar la historia de su comunidad, ver cuánto produce y
todo lo que vale lo que tenemos en la comunidad. Pero también nos llena de preocupación al ver en el mapa todo
lo que se va a llenar de agua, porque sólo quedaría la punta de los cerros y perderíamos las tierras de cultivo y las
casas donde ahora vivimos.
En este trabajo aprendimos muchas cosas nuevas que nos ayudan en nuestra vida y comunidad.
 Aprendimos a leer las cartas geográficas y a ubicar nuestras
comunidades
 Nos gustó usar el GPS y saber que también nosotros podemos
hacer nuestros propios estudios
 Conocimos que son los mapas comunitarios y la importancia del
uso del suelo
 Pudimos valorar la gran riqueza natural que hay en el territorio
de las comunidades, los arroyos, las cuevas, las montañas,
animales, lugares sagrados
 Conocimos la historia de nuestras comunidades, muchos jóvenes
ya no recordamos cómo y porqué es que nuestros abuelos
vinieron a estas tierras, lo que sufrieron trabajando con los patrones y durante la guerra.
 Escribimos la gran variedad y riqueza de la producción de nuestras comunidades, aquí nadie pasa hambre,
tal vez no tenemos mucho dinero, pero tenemos una gran riqueza.
 Ayudamos a que las comunidades conozcan y cuiden los animales que hay en la montaña
 Ahora sabemos cuantas comunidades van a ser inundadas si se hace la represa.
 Aprendimos que la lucha por defender nuestras tierras es la lucha por la vida y la libertad.