Se encuentra usted aquí

África Cuestión de Vida

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

CAMPAÑA "ÁFRICA: CUESTIÓN DE VIDA, CUESTIÓN DEBIDA"

Una de las campañas en las que Fundación PROCLADE está implicada desde sus inicios es ‘África cuestión de vida, cuestión debida’. Impulsada y coordinada por la Red de Entidades para el Desarrollo Solidario, REDES, esta campaña aglutina a más de 50 ONGD en colaboración con otras ONG africanas o con presencia en el continente africano.

La campaña tiene un triple objetivo:

1) acercar la realidad de este continente, con una mirada nueva y positiva, a la sociedad española;

2) sensibilizar a la población en la urgencia de promover la consecución de los Objetivos del Milenio en África, especialmente los relacionados con los Servicios Sociales Básicos (salud, educación, agua y saneamiento);

3) exigir al Gobierno y las autoridades locales un firme compromiso con África subsahariana.

Dentro de este objetivo triple, se han venido realizando recursos informativos y materiales educativos para fomentar la sensibilización de la sociedad española sobre la realidad del continente africano desde un prisma positivo, acercándonos a la misma con otra mirada.

A lo largo de los tres años que ha durado la primera fase de la campaña, Fundación PROCLADE ha estado impulsando la movilización social y la sensibilización que esta persigue desde el trabajo de sus distintos departamentos así como con la participación en las diversas reuniones organizativas.

Así se describe la campaña en su documento base:

“Las huellas de las personas que caminaron juntas nunca se borran” (Proverbio congolés)

"África, un continente lleno de fiesta, colorido, alegría, resistencia y esperanza. Un continente lleno de vida y juventud; más de la mitad de sus habitantes tiene menos de dieciocho años, convirtiéndolo en el continente con la mayor proporción de jóvenes del planeta. Como valores fundamentales de los pueblos africanos, destacan: su amor al don de la vida, el respeto y la veneración de sus antepasados, el sentido de la alegría y fiesta, la acogida y la solidaridad, la fuerza del sentido familiar y comunitario, el profundo sentido religioso.

Pero también África es un continente marcado por el hambre, las enfermedades, el pillaje de sus recursos, los derechos básicos vulnerados, las grandes desigualdades socio-económicas y las guerras.

El continente africano afronta hoy un doloroso contraste: por una parte, posee una enorme riqueza y un gran potencial de desarrollo, debido a la abundancia de sus recursos y a lo joven que es su población. Pero por otra parte, la mayoría de los países africanos ocupan hoy los últimos puestos del índice de desarrollo humano en el mundo, y la esperanza de vida de sus habitantes sigue bajando, cada año. África es el continente menos desarrollado: cuenta con la mayor proporción de países en situación de pobreza. Según la lista del Informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, relativo al año 2008, de los 40 últimos países, 35 son africanos.

Incluso en aquellos países que se encuentran un poco por arriba en el desarrollo, la situación económica, política y social está en plena agitación. Las dimensiones de la pobreza en África se manifiestan: en una existencia marcada por el hambre y la malnutrición; en las enfermedades, especialmente las denominadas “enfermedades olvidadas”;  en la grave carencia de los servicios sociales esenciales, como la sanidad y la educación; en los conflictos armados que, en los últimos años, se han cobrado millones de muertos y desplazados; en el intervencionismo de las potencias económicas del mundo y su codicia por el reparto de las abundantes riquezas de África; en la situación de la mujer, que permite comprender por qué  marcha tan lentamente la movilización contra la pobreza; en el grave problema de la deuda externa; en las nuevas reglas del comercio internacional, dentro de un mundo globalizado, que dejan atrás a la mayoría de los países africanos, siendo estos una fuente importante de riqueza. Esta realidad nos hiere, y nos compromete a impulsar esta campaña. Es CUESTIÓN DE VIDA, porque afecta a la satisfacción de las necesidades sociales básicas, como la alimentación y la vivienda, el derecho a la educación,  la asistencia sanitaria, el  acceso de la población al agua y saneamiento. Es CUESTIÓN DE VIDA porque impide que los propios pueblos africanos puedan asumir ellos mismos la toma de decisiones, y ser protagonistas de su desarrollo. Es CUESTIÓN DE VIDA porque afecta a conceptos básicos de creencia en la justicia, la paz y los derechos humanos. Es CUESTIÓN DEBIDA.

Sabemos de la complejidad de las causas que llevan a esas situaciones de pobreza, desigualdad y bajo desarrollo, pero es necesario tomar una postura, comprometiéndose con África. Hemos de preguntarnos: ¿Qué responsabilidad tenemos en esta situación? Es CUESTIÓN DEBIDA.

Por ello hemos decidido lanzar esta campaña “África, cuestión de vida, cuestión debida”. Con ella  pretendemos poner todo nuestro empeño para que la consecución de los ODM en África, especialmente de los relacionados con los Servicios Sociales Básicos (salud, educación, agua y saneamiento) sea una realidad, a pesar de la actual “crisis” que nos afecta y les afecta.

Pretendemos también sensibilizar a la sociedad española y, en particular,  a las organizaciones civiles, sobre la realidad del continente africano; queremos acercar y acercarnos con otra mirada, con otros ojos. La presencia y experiencia de REDES en la zona, especialmente en la provisión de servicios sociales básicos para las poblaciones y colectivos sociales más desfavorecidos, nos avala. Deseamos que ese mirar y ver con otros ojos sea un elemento eficaz de movilización para lograr un compromiso personal y colectivo en la  transformación social que ellos, y nosotros, necesitamos."